GREEN FRIDAY: La alternativa sostenible al Black Friday

01/09/2020 - 1 min

¡Rebajas, ofertas, descuentos! Son palabras que nuestro cerebro busca para calmar nuestra ansia de dopamina que sólo saciamos con el botón de “comprar”.

¿Pero quién paga todo esto? ¿Quién cubre el dinero de los descuentos? ¿Lo pagarías tú con tu sueldo, si te dijeran que este mes cobras la mitad? ¿Hacemos que lo paguen otros? ¿Acaso deseamos que la gente cobre menos de lo que debe, fomentando la precariedad laboral? O, peor aún, ¿queremos productos que sean producidos de cualquier manera, en las peores condiciones laborales y medioambientales, porqué solo importa reducir su precio a cualquier coste?

La pregunta que deberíamos hacernos de entrada, antes de comprar nada, es la siguiente: ¿para qué lo quiero? ¿Lo necesito realmente? ¿Puedo reutilizar algo que ya tenga? ¿Puedo reparar algo que ya tengo y volverlo a usar? ¿Puedo pedirlo prestado? ¿Me estoy dejando llevar por las modas? Si, en cualquier caso, necesito igualmente lo que voy a comprar, ¿por qué creo que debería pagar menos por ello? Desde luego, si realmente lo necesito, eso significa que previsiblemente voy a usarlo durante tiempo, y por lo tanto no debería estar afectado por la moda temporal.

Está claro que hay veces que los descuentos en productos concretos están justificados: quizás quedan solo tallas sueltas, o se trata de modelos con fallos de concepto (por ejemplo un polar que debería tener bolsillos, o una chaqueta que hubiera tenido que ser impermeable), u otros casos especiales; es lógico que en estas ocasiones se bonifique al comprador respecto al precio final, ya que probablemente el usuario esté renunciando a algo por ello. Pero, por defecto, en productos que son y serán el año que viene los mismos, ¿por qué debería hacerse un descuento? ¿Por qué cuando el año que viene serán los mismos? ¿Por qué cuando la temporada todavía no ha empezado? ¿Por qué cuando nadie merece cobrar menos por su trabajo?

Tenemos que empezar a tomar conciencia que pagar menos no existe. Los productos tienen un coste, y alguien siempre tiene que pagarlo, sea el consumidor, sea algún trabajador en la cadena, o sea incluso el medio ambiente. Tristemente, por defecto siempre termina pagándolo el medio ambiente, y con ello nuestra salud. Pero aun así nos cuesta ver la relación. ¿Y tú la ves? ¿Eres black o green?

Sobre el Green Friday

El Green Friday es una iniciativa de la Comisión Europea y las organizaciones ECODES, WWF y Ecoserveis, que utiliza el Black Friday para concienciar a los consumidores sobre compras sostenibles y responsables. En Mount Legend queremos crear un futuro más sostenible, no solo en las compras sino también en la práctica deportiva, prestando especial atención a la protección de los recursos naturales y la reducción del impacto ambiental.

Compártelo

También te pueden interesar