3 destinos cercanos donde practicar bouldering este invierno

14/10/2020 - 1 min

El bouldering es una modalidad de la escalada en la que precindimos del uso de la cuerda y usamos colchonetas de seguridad llamadas crashpad, suelen ser rutas cortas de 2 a 5 metros de altura, presas pequeñas, pasos largos donde la fuerza maxima entra en juego y la aderencia con la roca es tu mejor aliada, por lo que a muchos les puede sorprender que practicar bouldering en invierno tenga tantas ventajas: el sol esta bajo, la temperaturas decienden y por lo tanto la adherencia se mejora, se facilita el agarre, y el uso de magnesio se hace menos frecuente y sus beneficios son mas duraderos. Suena bien, ¿verdad?

La propia esencia del boulder, basado en bloques cortos, repetición de movimientos y constantes aterrizajes en el suelo, hacen que sea posible escalar en mejores condiciones en temperaturas más frías en comparación con la escalada deportiva o la escalada en grandes paredes. Al ser una escalada mas dinamica entre tus compañeros y tu,estar en movimiento haciendo búlder no notas tanto el frío; en cambio, el compañero que se tendría que quedar sujetando la cuerda en otras modalidades de escalada mientras tú te mueves, no podría decir lo mismo. Pero no olvides nunca una buena jacketa para taparte entre tus descansos.

Por estos motivos, somos muchos los aficionados al boulder los que preferimos esperar a que el mercurio caiga para salir a practicar. Y, por suerte, en España hay varios lugares en los que se puede practicar bouldering en invierno sin ningún tipo de problema.

Además, las zonas que te proponemos son perfectas para acampar con la furgo, ¡no olvides un buen saco de dormir! Si quieres hacer noche en la zona para disfrutar al máximo del entorno, no olvides un buen frontal y calzado cómodo para cuando tengas los pies doloridos.

Zonas de España donde practicar bouldering en invierno

Zarzalejo (Madrid)

La principal sede de boulder de Madrid está en Zarzalejo y es una gran opción para el bouldering en invierno. Este pequeño pueblo está situado al oeste de Madrid, cerca de San Lorenzo de El Escorial. El estilo de boulder en Zarzalejo es sobre roca de granito desgastada que ofrece de todo: desde paredes salientes y verticales empinadas hasta losas con muchos engarces y pendientes.

En general, sólo se requiere una colchoneta de boulder, también llamada crashpad, ya que los aterrizajes suelen ser muy buenos en este suelo. Actualmente, hay documentados alrededor de 650 problemas en una amplia gama de grados de dificultad, pero esto sólo representa una pequeña porción de lo que la zona tiene para ofrecer: si no te asusta investigar las posibilidades de rocas prácticamente inexploradas, hay literalmente miles de problemas por resolver.

Castillo de Bayuela (Toledo)

Castillo de Bayuela es otra de las mejores zonas para hacer boulder en la meseta. Situada en la provincia de Toledo, en este municipio nos esperan más de 1000 bloques de granito con distintos problemas -regletas, planos, salientes horizontales, voladizos- ubicados alrededor de un bonito castillo. Ofrecen la posibilidad de practicar distintos estilos, aunque destacan los muros y los desplomes, y cuentan con dificultades que oscilan entre 4 y 8a.

Zonas de España donde practicar bouldering en invierno

Utiliza ropa interior térmica (y también calcetines)

Las camisetas y mallas térmicas son perfectas para mantener el calor corporal sin restringir la movilidad, y lo mismo puede decirse de los calcetines térmicos. Es imprescindible que mantengas los pies calientes en todo momento, pues vas a tener que apoyarte en ellos casi en todo momento. Intenta no pisar nada húmedo cuando vayas a cambiarte de zapatos y resguardar tus zapatillas de escalada mientras no las estés usando. Un truquito que te damos es resguardarlos dentro de tu chaqueta, al estar cerca de tu cuerpo los mantienes calientes a la hora de ponértelos y también ayuda a la aderencia de la goma que se resblandece un poco con el calor.

Utiliza ropa interior térmica y calzado adecuado

Las camisetas y mallas térmicas son perfectas para mantener el calor corporal sin restringir la movilidad, y lo mismo puede decirse de los calcetines térmicos. Es imprescindible que mantengas los pies calientes, pues vas a tener que apoyarte en ellos casi en todo momento. Además, unos buenos pies de gato son fundamentales para llevar a cabo esta actividad de la manera correcta. Intenta no pisar nada húmedo cuando vayas a cambiarte de zapatos y resguardar tus pies de gato mientras no los estés usando.

Compártelo

También te pueden interesar