Envío gratuito desde 59€ (España y Portugal)
Contacto

Disfrutar de la montaña en invierno es un placer que muchos esquiadores esperamos durante todo el año. La adrenalina que descargas descendiendo por zonas por las que pocos han pasado antes o la sensación de descubrir nuevos entornos mientras asciendes practicando esquí de travesía, sólo las comprenden aquellos que, como nosotros, viven la montaña. Los bastones de esquí son uno de los grandes olvidados a la hora de elegir el material de esquí, pero no debería ser así, ya que aportan estabilidad y equilibrio y marcan el ritmo. ¡Encuentra los bastones que mejor se adapten a ti!

2 resultados.

 

Elige tu bastón de esquí dependiendo de la disciplina

La disciplina de esquí que practiques exigirá unas características específicas a la hora de elegir los bastones de nieve perfectos. A continuación, te contamos más sobre qué tipo de bastones deberías coger según lo que vayas a practicar.

Esquí de fondo

Los bastones para esquí de fondo deberían ser más ligeros y largos pero resistentes, ya que aguantarán el peso del esquiador a la hora de avanzar. 

Esquí de travesía

Para esta modalidad fuera de pista tendrás que tener en cuenta qué te motiva más: si la bajada, la subida o ambas. Dependiendo de en qué estés más interesado, deberás tener en cuenta unas características u otras, aunque por lo general deben ser rígidos para soportar tu peso, pero livianos pensando en el ascenso. Para hacer más fácil su transporte, muchos eligen bastones plegables o telescópicos.

Criterios a la hora de elegir tu bastón de esquí

Además de la disciplina que vayas a practicar, las diferentes partes del bastón y sus características son también importantes a la hora de escoger el bastón de nieve adecuado. 

Punta:

Roseta: por norma general hay tres tamaños de diámetro, y su función es evitar que los bastones se hundan demasiado en la nieve.

Tubo: el material con el que se fabrican es fundamental a la hora de encontrar en ellos unas prestaciones u otras. Así, los que están fabricados en aluminio son más rígidos y pesados, y los que están fabricados en materiales como la fibra de carbono son más flexibles.

Dragonera: también llamada correa, permite que, en caso de caída, los esquís no se pierdan y ayudan a trasmitir la fuerza de los brazos en las subidas

Empuñadura: esta parte del bastón de esquí es fundamental, ya que debe adaptarse por completo a tu mano.

Además, para saber si un bastón es de tu talla, la norma general es que deberás apoyar la empuñadura en el suelo y comprobar si, agarrando el bastón por la punta, tu brazo forma un ángulo de 90 grados. Pero recuerda que dependiendo de la modalidad este ángulo puede cambiar.